Protestas en Lote 192: Comunidad nativa Nuevo Andoas toma aeródromo

Indígenas del Pastaza se suman al rechazo de la negativa del Ministerio de Cultura, que declaró improcedente el pedido de nuevo proceso de consulta previa.

Nuevo Andoas es una comunidad quechua ubicada en la cuenca del Pastaza, provincia de Datem del Marañón, en la región Loreto. A ella se llega por vía fluvial, mediante una travesía de dos días desde Tarapoto (si es que previamente se viaja en avioneta desde Yurimaguas hasta San Lorenzo, y a partir de allí se surcan los ríos Marañón, Huallaga y Pastaza). Con otro presupuesto se puede llegar en 45 minutos vía aérea, en avioneta desde Tarapoto hasta el aeródromo de Nuevo Andoas, que es administrado por la empresa de turno que opere el Lote 192. El aeródromo básicamente es utilizado por personal de la petrolera, empresarios y turistas. Y actualmente lo gestiona Frontera Energy.

AEROPUERTO DE ANDOAS

Desde la noche del viernes 22 de setiembre un centenar de comuneros lo han tomado pacíficamente en protesta por la negativa del Viceministerio de Interculturalidad a declarar procedente el pedido que han hecho las federaciones de las cuatro cuencas de Loreto de un nuevo proceso de consulta previa ante el siguiente contrato que firmará el Estado (probablemente con Petroperú y la misma Frontera Energy) para operar durante 30 años el mayor lote petrolero de la Amazonía peruana.

Cabe indicar que esta semana el viceministro de Interculturalidad, Alfredo Luna Briceño, indicó que el Estado peruano reconoce como suficiente el proceso de consulta previa que se llevó a cabo en el 2015 (que las federaciones de las cuatro cuencas de Loreto no firmaron), “y que un nuevo proceso de consulta podría justificarse siempre que exista una nueva medida que pudiera generar una afectación distinta a las ya consultadas en 2015”.

En asamblea general los comuneros de Nuevo Andoas, pertenecientes a la Federación Indígena Quechua del Pastaza (Fediquep), decidieron iniciar esta medida y con esta acción se suman a las propuestas que llevan a cabo otras comunidades afectadas por la actividad petrolera en el Lote 192: el pueblo Achuar del Corrientes (Federación de Comunidades Nativas del Corrientes – Feconaco) y el pueblo kichwa del Tigre (Organización de los Pueblos Indígenas Kichwas Amazónicos de la Frontera Perú- Ecuador – Opikafpe).

 

“Este no es un reclamo por dinero. Éste es un reclamo por derechos fundamentales. Se trata también de reclamar los incumplimientos del Estado y exigir respuestas y acciones concretas”, señaló el apu David Chino, vicepresidente de Fediquep, durante la asamblea llevada a cabo la noche del viernes en la plaza de Andoas.

Desde el 2011, los representantes de las federaciones de las cuencas del Pastaza, Tigre, Corrientes y Marañón han participado en mesas de trabajo con el Gobierno y logrado la firma de actas con importantes compromisos, como el Acta de José Olaya y el Acta de 10 de marzo. Aunque muchos de esos compromisos no se han cumplido en algunos puntos, y en otros se ha avanzado muy poco.
“Este es un paro pacífico. Estamos garantizando a la empresa que no habrá daños en su infraestructura; así siempre lo hemos hecho, porque lo que queremos es que los beneficios sean justos para todos: para el Estado, para la empresa y para la población”, dice Tedy Maca, apu de Nueva Andoas.

Y es que las comunidades nativas de las cuencas no rechazan la actividad petrolera, pero sí exigen que antes del próximo contrato haya un proceso de diálogo y consulta previa, y que además el Estado cumpla con los compromisos firmados por el gobierno de Ollanta Humala y se asegure que la actividad petrolera no siga dañando el medio ambiente en el que ellas viven.

Por ello, las protestas actuales se centran únicamente en el pedido de un nuevo proceso de consulta previa. Y son consecuentes con lo que advirtieron hace dos semanas: “Si no hay consulta previa, no hay petróleo”. Por lo que acciones como las que están ejecutando “demandan la intervención dialogante del actual gobierno en los términos que las comunidades proponen y en sus territorios, ya no en Lima o en Iquitos”, dicen comuneros y apus.

FUENTE: Redacción LaMula